• Sommelier, Olavi Luna

Degustando una cerveza



Antes de empezar con la descripción de la metodología de la degustación de la cerveza, es importante aclarar que la temperatura juega un rol muy importante al momento de catar. Por lo regular una cerveza se debe servir entre 5 y 8ºC para el caso de las claras, y entre 10 y 12ºC, para las oscuras, aunque, algunos autores recomiendan una temperatura específica para cada tipo de cerveza.


Una vez reunidos los elementos descritos en la entrada anterior, esta es la metodología que sugiero para la evaluación sensorial.


Como ya es costumbre, sugiero que hagan la degustación acompañados y el más experimentado del grupo puede guiar la degustación.


En el registro que llevamos de las experiencias es importante anotar lo siguiente:


  • Fecha de cata

  • Lugar de cata

  • Compañeros de cata

  • Productor de la cerveza

  • Nombre de la cerveza

  • Tipo de cerveza

  • Lugar de origen o región de la cerveza

  • Porcentaje de alcohol

  • Añejado (si lo hay)

  • Precio


Al servir la cerveza es correcto dejar dos dedos de espuma para evitar la oxidación de nuestra bebida. Los pasos de una buena degustación se dividen en tres –al igual que en el caso de los vinos- y son los siguientes:


Fase visual. En este momento se utiliza un fondo blanco para observar el color de la bebida. Es importante notar la limpidez del líquido, es decir, la opacidad con la que cuenta partiendo desde las totalmente claras hasta las opacas y cerradas. La espuma debe evaluarse por su persistencia y densidad además de la finura de las burbujas y adherencia al vaso.


Fase olfativa. Éste paso consta de dos partes:


Intensidad del aroma. Si al colocar la boca de la copa, no la base, a la altura del abdomen se puede apreciar el aroma de la cerveza, se trata de una muy aromática; en el caso de tener que colocar la copa a la altura del pecho para percibir su aroma, hablamos de una cerveza medio aromática; si al llegar con la copa a la altura de la barbilla apenas se percibe el aroma, nos encontramos ante una poco aromática.


Primera y única nariz. Para este caso podemos pegar ligeramente la nariz al borde de la copa y aspirar cómo se hace con los vinos.


Fase gustativa. Para este momento de la cata es necesario tener la boca limpia de cualquier sabor ajeno y eso se consigue tomando un poco de agua. En caso contrario a los vinos y destilados, el primer sorbo de cerveza debe ser normal para pasearlo por la boca y lograr describir la textura de la efervescencia así cómo su cuerpo. Los siguientes tragos serán para percibir los sabores que aporta y el grado de amargor que contiene.


La degustación de cervezas es un ejercicio que puede servir de práctica para los que quieren degustar vinos con mejor técnica, ya que la cerveza no suele ser invasiva a los sentidos y permite estar probando una y otra vez.

0 vistas

©2016 por Miscelánea Gastronómica. Creada por Olavi Luna.