©2016 por Miscelánea Gastronómica. Creada por Olavi Luna.

  • Sommelier, Olavi Luna

El vino mexicano



El vino ha constituido la base de muchas culturas europeas desde la antigüedad y si América no hubiera sido descubierta por los españoles, el vino hubiera tardado más en llegar a nuestro continente y probablemente la producción de vinos mexicanos no sería tan importante como lo es hoy en día.


Desde los primeros cultivos de la vitis vinífera (variedad de uva que se utiliza para producir vino) que fueron plantados en Huejotzingo y los alrededores en la ciudad de México, ha cambiado mucho la manera de producir vino -mejor conocido por los indígenas del siglo XVI como tlapaloctli (vino que pinta)-.


Los vinos de sello mexicano más conocidos, son los producidos dentro de las regiones de Baja California, estos, inclusive han obtenido muchos premios y reconocimientos por parte de diferentes evaluadores del mundo, haciendo gala a su gran calidad y las ricas propiedades que tienen los suelos mexicanos. Aunque la producción en Baja California representa el 30% del vino disponible en México, cabe mencionar que no sólo se reduce a dicha región, sino que también se producen vinos de gran calidad en las regiones de: Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Aguascalientes, Chihuahua y Coahuila, entre otros.


La producción de vino mexicano se vio mermada por la baja económica y la separación del estado con la iglesia, esto fue producto de la guerra de independencia (1810-1821). Fue el General Porfirio Díaz quien dio entrada a viñas traídas de Francia y ordenó que en cada estado de la república hubiera al menos un viñedo para volver a producir vinos. Aunque no fue hasta 1928 que Angelo Cetto Carli establece en la región de Tijuana, Baja California las Bodegas Cetto.


La verdadera revolución fuera de los territorios de Baja California se da hasta después del año 2000, como el Ejido Maravillas (nombrado así por estar situado en una de las zonas más áridas del país) que produjo vino de la vid tinta: Cabernet Sauvignon. A ésta exploración de nuevos territorios para la producción de vides con el fin de la elaboración de vinos, se unieron La Hacienda de Xido Hai en Hidalgo y el complejo agropecuario Santa Genoveva en Campeche, entre otros.


Cabe mencionar que el consumo de vino es muy bajo en México a comparación de regiones como: Chile, Argentina y Europa, sin embargo, a partir del 2010 se incrementó el consumo de vino gracias a diversas campañas publicitarias de turismo y de salud, haciendo que la producción de vino tinto y blanco vaya en incremento con su demanda nacional.


Hay mucho por explorar entre las vides que se producen en México y con ayuda de una nueva cultura del vino entre los mexicanos, se avecinan años muy interesantes para los vinos en nuestro país. No queda más que probar y dejarse conquistar por una buena copa de vino de tierra Azteca porque como diría Salvador Dalí: “Quién sabe degustar, no bebe jamás el vino, sino que degusta secretos”.

0 vistas