• Sommelier, Olavi Luna

Francmasones



Simbología y alegorías alimentarias.


"¡Ojalá fuéramos todos buenos aprendices y lo fuéramos en toda nuestra existencia!"

Aldo Lavagnini


Es importante aclarar que existen dos corrientes principales en la actualidad: el rito Yorkino, que se practica principalmente en Gran Bretaña y Estados Unidos; y el denominado escocés, llevado a cabo en gran parte de América y España. Con éste último contextualizaré el artículo.


La franscmasonería es una institución discreta de carácter iniciático[1], no religiosa, filantrópica, simbólica y filosófica, todo ello bajo el marco de fraternidad. Es así como desde un principio nos podemos dar una idea del objetivo de esta secta secreta desde su nombre, ya que la palabra francmasón se deriva de masón que procede del vocablo francés maçon, que significa albañil. Más en concreto, siguiendo los ideales francmasones, estamos hablando de “Obreros Iluminados de la Inteligencia Constructora del Universo”.[2]


Los inicios de la masonería no son exactos. Algunos autores la sitúan en la Edad Media como una fraternidad de albañiles protegidos por el clero, y en otros casos encontramos su origen que ha decir de la biblia “Adán fue iniciado al Or’. del Edén, por el Gr’. A’. en todos los ritos de la Masonería”.


Lo cierto es que la filosofía y rituales que rodean a la francmasonería tienen una fuerte influencia de un gran número de religiones existentes entre la humanidad como son el cristianismo, budismo, hinduismo, entre otras. Pero, sobre todo, intenta el descubrimiento de la propia realidad para alcanzar el conocimiento de la verdad que concluye en la existencia de un Ser supremo; es por ello que dentro de la fraternidad se respeta cualquier creencia religiosa.


ORDEN ESOTÉRICO


A lo largo de la historia de la humanidad, los masones han ido recolectando tradiciones, conceptos esotéricos, símbolos herméticos y pretensiones supernaturales de diversos grupos humanos, y es así como heredaron de los rosacruces el misticismo y rituales que hoy día practican. Con esto se introducen los diferentes grados en los que está dividido el crecimiento de un masón. En el rito escocés son 33 grados (ver recuadro adjunto):


Logias Simbólicas

  1. Aprendiz Masón

  2. Compañero Masón

  3. Maestro masón

Logias de Perfección

  1. Maestro Secreto

  2. Maestro Perfecto

  3. Secretario Íntimo

  4. Preboste y Juez

  5. Intendente de las Construcciones

  6. Elegido de los Nueve

  7. Elegido de los Quince

  8. Electo Sublime Caballero Elegido

  9. Gran Maestro Arquitecto

  10. Caballero del Real Arco

  11. Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón

Capítulos Rosa Cruz

  1. Caballero de Oriente o de la Espada

  2. Príncipe de Jerusalén

  3. Caballero de Oriente y Occidente

  4. Soberano Príncipe Rosa Cruz

Consejos de Caballeros Kadosh

  1. Gran Pontífice o Sublime Escocés

  2. Venerable Gran Maestro de todas las Logias Regulares

  3. Noaquita o Caballero Prusiano

  4. Príncipe del Líbano o Real Hacha

  5. Jefe del Tabernáculo

  6. Príncipe del Tabernáculo

  7. Caballero de la Serpiente de bronce

  8. Príncipe de Merced o Escocés Trinitario

  9. Soberano Comendador del Templo

  10. Caballero del Sol o Príncipe Adepto

  11. Gran escocés de San Andrés ó Gran Maestro de la Luz

  12. Caballero Kadosh o Caballero del Águila Blanca y Negra

Tribunales de Inspectores Inquisidores

  1. Gran Inspector Inquisidor

Consistorio de Príncipes del Real Secreto

  1. Sublime Príncipe del Real Secreto

Supremo Consejo

  1. Soberano Gran Inspector General


Existen agrupaciones locales denominadas logias cuyo vocablo asociado con Logos (palabra), Loki y Locutio (hablar y discurso), es donde se llevan a cabo las reuniones o Tenidas (Ten y da) en las cuales se reúnen los miembros francmasones para hablar, intercambiar impresiones, tomar acuerdos, trabajar, aprender y encontrar la luz[3]. En estas reuniones no se aceptan profanos[4] y está llena de rituales desde el momento en el que se toca la puerta, la entrada a la sala y cómo se dirigen unos a los otros.


A decir del Portal Masónico del Guajiro, también existen otro tipo de Tenidas denominadas “Tenidas Blancas” que:


“Son tenidas en las que se reúnen los masones con los profanos y se hacen ceremoniales, obviamente en estas tenidas blancas no hacen lo que en realidad se hace, como por ejemplo: llevar el ritual, no se usa el mandil, los signos, etc. En estas "tenidas blancas" generalmente se invita a los familiares de los masones, y estas se hacen en diciembre, y en junio, que son en los solsticios de invierno y verano; también se hacen para ocasiones especiales como día de la madre, homenaje a personajes históricos, etc. Otra cosa que se hace en estas tenidas blancas es la presentación de "lubetones", estos son los hijos de los masones, en esta tenida se hace una ceremonia en la que la masonería "adopta" como hijos a los hijos de los masones, generalmente este acto es reservado para los maestros masones, pero hay lados en los que los otros grados (aprendiz y compañero) los pueden hacer.”[5]

Dentro de las logias se llevan a cabo rituales llenos de significados que para los iniciados son difíciles de comprender. Destacan, por supuesto, los símbolos alimentarios situados dentro del grado de aprendiz. Cabe aclarar que esto es una interpretación de lo que el “Manual del aprendiz” describe y que para saber el verdadero significado tendría que pertenecer a los francmasones y haber participado en una ceremonia.


LA INICIACIÓN SIMBÓLICA


Primero que nada se debe dar un paso grande para el aprendizaje y comprensión de la verdad absoluta, es por ello que debe abandonarse la vida pasada profana, llena de defectos y limitaciones para alcanzar un estado de consciencia superior. Todo esto encierra al grano de trigo de Eleusis, que debe morir y ser sepultado en las entrañas de la tierra, para que pueda renacer como planta, a la luz del día, después de abrirse camino a través de la oscuridad en que germina. Es por ello que el iniciado debe pasar por una muerte simbólica en el cuarto de reflexión (donde se encuentran huesos e imágenes de la muerte y una lámpara sepulcral) donde renace a una vida nueva como Masón.[6] La semilla representa las posibilidades latentes en el individuo las cuales deben despertarse y manifestarse a la luz del día.


Dentro del cuarto de reflexión también se encuentra un trozo de pan que representa la sustancia que constituye el medio con el cual la vida se manifiesta por la actividad vital, es decir, la renovación orgánica que pasa de un estado a otro, de la semilla de trigo al pan. En un estado primero, el pan representa el carbono que, bajo la forma de ácido carbónico, se halla en la atmósfera, y que la vida vegetal transmuta en los hidrocarburos, elementos fundamentales que constituyen todas las partes de la planta, de las que nacen después las proteínas.


Junto al pan se encuentra el agua, que hace referencia a la sobriedad y sencillez indispensables para la vida del iniciado y lo invitan a buscar los valores verdaderos de la existencia, brindando paz, felicidad y satisfacción, lo que se traduce como Sabiduría y Virtud.[7]


Otros elementos que se encuentran inmersos en este ritual son la sal y el azufre por reorientar, como en el caso del pan y el agua, los dos aspectos de la Sabiduría cósmica y vital. Son las dos columnas o tendencias que se hallan constantemente al lado del hombre, en cada uno de sus pasos sobre el camino de la existencia, y la felicidad, paz y progreso efectivos, se encuentran en mantener un justo y perfecto equilibrio entre estas tendencias opuestas, es decir, encontrar una equidistancia entre el ardor reflexivo y la paciencia iluminada, del entusiasmo perseverante y la serenidad inalterable. Estos elementos también se pueden ver representados por el gallo y la clepsidra.


Después de salir del cuarto de reflexión tienen lugar las pruebas donde se vendan los ojos y se obtiene la ayuda de un guía que representa la ceguera espiritual y el apoyo de sus hermanos masones. Estas pruebas hacen referencia a los cuatro elementos:

  1. Aire: el iniciado es conducido a través de obstáculos y una fuerte ráfaga de viento sobre sí. Esto representa los problemas y adversidades de la vida.

  2. Agua: la mano izquierda del neófito es sumergida en agua y el objetivo es purificar su espíritu a través de la sinceridad y el amor.

  3. Fuego: al iniciado se le hace pasar por varias barreras de fuego que simbolizan su deber de dominar y controlar sus instintos y pasiones.

  4. Tierra: en la última prueba se introduce el cáliz de la amargura que contiene una bebida que en un principio es dulce, pero después se vuelve amarga, representando la paz y bienestar del camino recto pero en contra parte la amarga y desoladora experiencia fuera de éste.[8]


El misticismo que rodea a los francmasones es muy amplio y las ceremonias y simbolismos con los que cuenta la fraternidad son tan vastos que solamente perteneciendo a la Orden se pueden conocer; una vez dentro no puede compartirse tal secreto, pues es una de las reglas principales que los miembros acatan sin dudarlo.


[1] Cortés Koloffon, A. (2010). «Mitos y realidades de la masonería: Entrevista con María Eugenia Vázquez Semadeni» , La Jornada, suplemento La Jornada semanal, domingo 17 de octubre de 2010, núm. 815

[2] Lavagnini, Aldo (Magister), Manual del Aprendiz, Editorial Kier S.A., 12º edición, Argentina, 1980, p. 12.

[3] Los francmasones tienen “trabajos”, que es una manera de nombrar a los rubros en los que deben trabajar para ser mejores personas.

[4] Personas no iniciadas en la francmasonería.

[5] “Portal Masónico del Guajiro” < http://eruizf.com/masonico/articulos/masonico44.html >

[6] Lavagnini, Aldo (Magister), Manual del Aprendiz, Editorial Kier S.A., 12º edición, Argentina, 1980, p. 22.

[7] IDEM, p. 54.

[8] Calle, Ramiro, Historia de las sociedades secretas, Editorial Hojas de luz, España, 2010, p. 210-211.

©2016 por Miscelánea Gastronómica. Creada por Olavi Luna.